Cuando solicitas este servicio de caricatura encargas una interpretación artística subjetiva a partir de fotos, un trabajo creativo original realizado expresamente para ti, pero nunca un retrato.  Por este motivo, es razonable no admitir sugerencias de modificación de la caricatura fundamentadas en prejuicios o apreciaciones puramente personales.  Cualquier caricatura debe tener parecido y exageración. Ruego por lo tanto abstenerse a personas poco dotadas de sentido del humor.

Para un resultado satisfactorio es imprescindible que envíes fotografías que reúnan los siguientes requisitos:

1.- Calidad.  No serán válidas fotografías carentes de resolución, pixeladas, oscuras, con sombras o contraluces. 

2.- Primeros planos. Nunca completamente frontales. Lo ideal es de medio perfil, mirando hacia tu lado derecho.  No se admitirán planos picados o contrapicados. Disponer de fotografías de cuerpo entero será igualmente necesario para plasmar aspectos como la complexión física del personaje o su vestimenta habitual.  No serán válidas fotos con gafas de sol, bufandas o sombreros que oculten total o parcialmente el rostro, salvo que sean absolutamente necesarios o característicos del personaje a caricaturizar. 

3.- Su mejor sonrisa. El sentido de una caricatura suele ser humorístico, por lo que fotografías con semblante serio, muecas o expresiones no habituales no ayudarán a conseguir un resultado simpático y divertido.

4.- Actuales.  No serán válidas fotografías de la primera comunión, la mili o aquellas con la melena heavy. 

En pocos días recibirás el archivo (jpeg) con la caricatura en tu dirección de correo electrónico, de forma segura y sin gastos de envío.  Tú decides cuándo y donde imprimir (papel, lienzo, taza, camiseta…).

¿Se te ocurre un regalo más personal y original?.

  • Compartir: